lunes, 16 de septiembre de 2019

Pactar o no pactar



Dicen que los chinos dicen (dicen tantas cosas los chinos): “siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”. Se afirma que este tipo de paciencia tiene poco que ver con Occidente, pero no es infrecuente en las grandes corporaciones, y más en las políticas, donde el rencor y las vendettas mueven montañas. Cabezas de caballo y neveras para el plato de la venganza amueblan sus sedes para propios. A los ajenos se les espera a la puerta de casa. 
Desconozco si habrá elecciones pero pronto lo sabremos. Seguir leyendo: https://www.lanuevacronica.com/pactar-o-no-pactar-la-cuestion 

(Publicado el 15/09/2019 en La Nueva Crónica de León, en una serie llamada "Las razones del polizón")

domingo, 8 de septiembre de 2019

Los descansos de Hércules y 10. Un final siempre es un principio


 
Terminamos. Para los puristas que tal vez esperaban la docena de los trabajos míticos (y su reverso en forma de descansos prosaicos) recordaremos que en su momento Euristeo encargó al superhombre de Tebas solo una decena. Sin embargo, una vez cumplidos, dos de ellos fueron cuestionados por las ayudas recibidas en su realización, y el rey de la Argólida añadió dos tareas más, un poco por tocar las narices al héroe. Puesto que en nuestro humilde caso las asistencias no entran en discusión, mantengámonos en diez sin estirar el verano, que es propósito estéril, y más en León. Y basta de justificaciones, que nadie las pidió. Seguir leyendo: https://www.lanuevacronica.com/un-final-siempre-es-un-principio

 (Publicado el 08/09/2019 en La Nueva Crónica de León, en una serie veraniega llamada "Los descansos de Hércules")
 


domingo, 1 de septiembre de 2019

Los descansos de Hércules 9: Envites, renuncias y brindis al sol



 

No somos héroes. Aún así, reservamos las que presuponemos vastas extensiones temporales del estío para alcanzar proezas y rendir nuestros propósitos más anhelados y postergados, una retahíla de conquistas que, durante el resto del año, nos niega la cotidianidad, ese monstruo de mil cabezas. Son diversas y corrientes las quimeras que reservamos para esta estación. Conocer ese país que no existe más que en nuestro magín, viajar a lugares improbables que figuran en todos los sueños, leer ese novelón que tenemos a la vista durante los meses previos, seducir a esa persona que ha de cambiarnos para siempre o al menos para un fin de semana, contemplar atardeceres ficticios y constelaciones de nombres enigmáticos, desconectar de los quehaceres que nos acosan y se cuelan en cada resquicio que les damos, holgar, tal vez holgar… Ser otros, renacer, cambiar. Pese a su estacionalidad, anhelamos un verano definitivo, que permanezca más allá de su condición temporal. Seguir leyendo: https://www.lanuevacronica.com/envites-renuncias-y-brindis-al-sol
 

 (Publicado el 01/09/2019 en La Nueva Crónica de León, en una serie veraniega llamada "Los descansos de Hércules")